Especial Bicentenario, Parte V: 200 discos chilenos

Con motivo de nuestro Bicentenario patrio, Rocanrol no ha querido ser menos y elaboró un recuento de los 200 discos que hay que escuchar para saber de música Chilena. Participaron:  Anya Satana, Claudia Gahan, Manuel González, María de la Paz Roccolano, Melissa Peraza, Miguel Ángel Villalobos, Pilar Santis Verónica Valdenegro y Víctor Hugo Carvallo.

Tumbao rebelde – Santo Barrio (1997) De la mano del sello Bizarro fue el disco debut de estos chicos que presentaron un sonido mezcla de ska, funk y rock latino. Su sencillo “Tony Manero” sonó en radio y televisión y se hizo muy popular por su video clip. La banda integrada por numerosos músicos se caracterizó por presentar divertidos shows en vivo, destacan los temas “Pega fuerte” y “El toque”. E.R.

El resplandor – Carlos Cabeza (1997) Este fue el trabajo solista del gran Carlos Cabezas que compuso en Tongoy. El disco hace potenciar los efectos de la guitarra eléctrica y trae temas como “Bailando en silencio”, el más conocido del álbum y “Lo mejor de ti”, además de tres canciones que los Electrodomésticos iban a incluir en un tercer álbum que nunca se grabó. M.P.R.

Fome – Los Tres (1997) Luego del arrollador éxito de “Unplugged”, Los Tres volvieron en 1997 con su esperado cuarto álbum de estudio. Pero esta vez, tanto las ventas como el entusiasmo de sus fans descendieron a niveles bastante decepcionantes, especialmente para Álvaro Henríquez, quien veía en Fome, su obra maestra. Sin embargo, el correr de los años ha hecho justicia y cada día son más los que ven a esta tremenda colección de canciones como uno de los trabajos discográficos mejor logrados de la historia del rock en español. Simplemente, un disco de culto. V.H.C.

Hardcore para señoritas – BBS Paranoicos (1997) No podemos dejar de mencionarlos, corría el año 98 y solíamos decir “La felicidad es incompleta” y cuán en lo cierto estábamos, el tema “El Regreso” nos regala humanidad con forma de corazón. A.S.

La Dieta del lagarto – Chancho en Piedra (1997) La segunda entrega de esta reconocida banda de rock nacional fue, sin duda, la que realmente definió el estilo que hasta el día de hoy les define: increíbles solos de guitarra, coros ineludibles, un bajo hiperventilado, letras divertidas (y algunas bastante místicas) y, sobre todo, una sabrosa mezcla de estilos. Además, su arte original incluía un juego de mesa, donde cada participante debía adoptar el papel de uno de los cuatro integrantes del grupo… toda una innovación para la época. V.H.C.

Ser humano!! – Tiro de Gracia (1997) Referentes del hip hop chileno. Consiguieron que el público ajeno al rap se interesara en la escena urbana, gracias al puente tendido entre el soul, el pop y el hip hop. El trío describe en sus versos la vida de los barrios de la periferia de Santiago, donde el embarazo adolescente, las drogas y la desigualdad son el pan de cada día. No sólo logró ser récord de ventas sino también entrar en rotación de emisoras radiales y televisivas. M.P.

Elso Tumbay – Elso Tumbay  (1997) Editado bajo la etiqueta del desaparecido sello Fusión en 1997, el debut de Elso Tumbai logró cautivar a una nada despreciable audiencia mezclando una inimaginable cantidad de estilos en el contexto del rock alternativo que imperaba en esa época. Como unos Fulano mezclados con Nirvana, Elso Tumbai alcanzó un sonido único, logrando transformarse en una verdadera alternativa musical en la escena de los noventa. V.H.C.

Disco Blood – Dorso (1998) Es imposible hablar de bandas consagradas sin destacar a estos amantes de las viseras zombies del cine gore alemán de clase B y los monstruos japoneses. Ya con sus dos discos anteriores, Dorso se consolidó con el público como una de las mejores en la escena metalera y con este álbum cargado de ironía y voz gutural se graduaron de uno de los referentes del grindcore progresivo. V.V.

La Medicina – Los Tetas (1998) Si bien, su increíble debut los catapultó a la fama, fue La Medicina, su segundo álbum, el que demostró de qué estaban realmente hechos Los Tetas: Funk, Soul, Rap, Hip Hop, R&B e incluso una fuerte influencia Disco son los ingredientes que hacen de este elepé un remedio infalible, tanto para el alma como para el cuerpo. Por otra parte, pocas veces hemos visto una banda con las ideas así de claras como para sacar un disco tan lúcido y anti-comercial como este. V.H.C.

Lucybell – Lucybell (1998) El mejor conocido como “disco rojo” es el tercero grabado en estudio. Representa su trabajo más oscuro y denso, de ahí la impávida acogida del público en un principio. No obstante, significó la evolución natural del grupo y el perfeccionamiento de su sonido. Fue producido por ellos mismos y masterizado en los legendarios estudios de Abbey Road. M.P.

Congelador – Congelador (1998) Si existe un disco que marque un antes y un después en la escena indie chilena, probablemente es este. Editado en 1998 por el sello Quemasucabeza, creado especialmente por la banda para lanzar sus propios trabajos y los de algunos otros artistas que se irían apareciendo en el camino, el álbum marcó un precedente irrefutable, donde la perfección sonora  y toneladas de actitud se mezclaron inevitablemente para gestar un trabajo serio, aguerrido y honesto. Un año más tarde, la banda volvería con Despertar, el complemento perfecto para este majestuoso debut. V.H.C.

Arcane XII – Poema Arcanvs (1998) Banda de Death Doom Progresivo. Tuvo un éxito desde este, el primer disco y el cual es obligatoriamente parte de su parrilla musical en todas sus tocatas. Destacan por crear una atmosfera melódica, agresiva, pasional y sugerentes como la letra de “Female Poison” o “Desde el Umbral”. V.V.

Arriba e’ la pelota – Los Morton (1998) es el último álbum de la banda y que sacaron como despedida, debido a que después de publicarlo se separaron. Como es su estilo, este disco tuvo toques hard, funk y también la incorporación de secuencias y scratches, se recomienda “Legaliza – la” y “Con copete no vale”. M.P.R.

21 éxitos de siempre – Fernando Ubiergo (1998) Compilado de grandes éxitos editado a fines de los 90´s que hace un recuento por sus éxitos más significativos como “Un café para Platón” que en 1977 ganó el Festival de la primavera, además de sus hits festivaleros como “El tiempo en las bastillas”, “El velero en la botella”, “Ana Ariki” y “Pasajero de la luz”, entre otras. Un registro para viajar en el tiempo y disfrutar de su guitarreo sencillo y de sus las letras cotidianas. E.R.

La sangre en el cuerpo – Los tres (1999) si bien este es el quinto disco de la agrupación penquista, es uno de los que mejor suena musicalmente, aunque no fue el de mayor éxito comercial, en este se revela el verdadero talento de la banda, guitarras profundamente bien logradas y letras únicas hacen de este, el último de los grandes trabajos de Los Tres a nivel de puesta musical, demostrando un cansancio que los hizo disolverse corriendo el año 2000, una vez terminada la gira de este mismo trabajo. Sería la última producción, además, en que participó su baterista original, Francisco Molina. C.G.

Similia Similibus – Santos Dumont (1999) Último disco de la banda penquista, si bien posteriormente sacaron temas y versiones de canciones, este es el último disco oficial y destaca por su single “Ayer”, influenciado, como es característico en estos chicos, por la onda británica, y que fue el  más exitoso de su carrera, rotado una y otra vez en radios y canales nacionales de música. M.P.R.

Aerolíneas Makiza – Makiza (1999) Segundo álbum de estudio del grupo bajo el alero de Sony Music, su primer sencillo “La rosa de los vientos” dio el estatus de culto al grupo y en su video musical destacaba la apariencia femenina de la vocalista Anita Tijoux, además de lograr los primeros lugares en las listas musicales chilenas, también tuvieron notoriedad temas como “En paro” y “La chupaya”. Un imperdible del hip hop. M.P.R.

Supernova – Supernova (1999) Bueno, seguimos con Heyne junto con Koko Stambuk crean este grupo musical, al más mero estilo EEUU. Se convoca a un casting, se eligen las chicas con mejores voces y onda y nace Supernova. Quien diga que no las conoce, miente. O no es chileno o estuvo congelado en una capsula del tiempo, que se yo. Imposible olvidar canciones azucaradas y pegotes como “Toda la noche”. Dime que no. Atrévete. P.S.

Los Insurgentes – Los Insurgentes (1999) único disco de la banda chilena y un imperdible del punk, ese estilo sucio con olor a cassette mal grabado le da ese no se qué a esta banda que sólo sacaron el homónimo y adiós. “El Militar” y “Cruzando la Línea”, son los mejores temas en donde los punk solían cantar “Anarkía y Libertad…”. A.S.

Despertar – Congelador (1999) Hasta la fecha, el álbum más equilibrado de Congelador. En él se manifiesta a concho la personalidad de esta agrupación que, dicho sea de paso, nunca ha recibido el reconocimiento que verdaderamente se merece. Como muestra de botón, cortes del calibre de “Caminar”, “Reanimación”, “Optimismo” o “Despertar” dejan en claro el peso de Rodrigo Santis y Cia. En pocas palabras, un puñado de canciones perfectas. V.H.C.

Informe Saiko – Saiko (1999) Luciano Rojas y Rodrigo Aboitiz ex La Ley, crean el proyecto Saiko, tras varias audiciones llega a Denisse Malebrán, quien sería la vocalista de la banda. Informe Saiko es el primer álbum de estudio y fueron hit´s radiales “Happy Hour” y la archi conocida “Cuando Miro en Tus Ojos”, teniendo muy buenas críticas tanto del público como de los especializados. M.P.R.

Latino for life – DJ Méndez (2000) Con canciones en spanglish, este rapero elabora música mezcla de rap y ritmos latinoamericanos, este disco debut lo hizo ser conocido en países como Suecia, Rusia, España, Bulgaria, Chile, Hungría, Finlandia, Canadá, y otros, con los temas bailables “Latino for life”, “Estocolmo” y “Fiesta (house party)” lo que le valió saltar a la fama y ganar varios premios incluyendo un MTV Latinoamericano y un premio MTV europeo. M.P.R.

Volumen I – Griz (2000) Analogía  perfecta de una época, donde las composiciones instrumentales y los sonidos más potentes capaces de lograrse tan lo con una guitarra, un bajo y una batería eran el pan de cada día en una incipiente escena independiente que, al igual que una avalancha, tomaba cada vez más fuerza. Sin embargo, fue su sonido único el que los posesionó dentro de lo mejor de lo mejor. Se les echa de menos. V.H.C.

Diacatorce – Diacatorce (2000) Una banda conformada exclusivamente por chicas cuyo recuerdo perdura hasta el día de hoy. Esto, en gran parte, gracias a su disco homónimo, lanzado en 2000 por el sello Quemasucabeza. En éste, un incontrolable y furioso sonido punk es el bálsamo perfecto para lanzar todos los dardos habidos y por haber contra una sociedad asquerosamente machista y estúpida. Con el tiempo, mutarían en Las Jonathan. V.H.C.

Alabanza  –  Gondwana (2000) La banda de reggae nació en la Pincoya en 1987, pero no fue hasta el año 97 con la llegada de Quique Neira que no alcanzaron la popularidad. Si bien el primer disco homónimo fue muy difundido y los puso en el mapa radial, este segundo disco los consagró con sus single “Antonia”, “Alabanza” y la mítica “Verde, amarillo y rojo”. M.P.R.

Be first to comment