Acordes en octava: Reseña a Embellish – Wake Me Up (March, 2000)

Es indudable la facilidad que tienen los escandinavos para hacer el pop más hermoso e inocente y los daneses de Embellish no son excepción. Su primer y único disco es lanzado por la misteriosamente desaparecida March Records, disquera de Nueva York especializada en indie pop.

Por Il Gimón

Es casi increíble como en poco más de 40 minutos de duración, existe un perfecto balance entre dulces armonías vocales, letras cargadas de humor negro y sexo explícito, además de solos dignos de una banda de metal de los 80.

Este sexteto, inactivo ya (1994-2003), podría confundir al escucha con una banda inglesa por el perfecto fraseo y preciosa voz de Claus Hansen quien en un idioma foráneo para él, canta una particular agridulce poesía como en el caso de “Drug Dealer” (“No me importa quién seas, incluso si eres un indigente o un traficante de drogas”), o Ambivalence (“Así que ponte de rodillas y déjame penetrarte por detrás”), combinado con las vocalizaciones dulces de las coristas (¡sí! ¡Coristas!) Tora y Julie. En definitiva, un álbum que no pretende cambiar el mundo sino hacer sonreír.

Canciones recomendadas: “Ambivalence”, “You”, “I Don’t Know”.

Be first to comment