Doleser: “El público tiene que ver el alma de lo que le ofrecen y no tragarse el cartón pintado de los productos main stream” – parte II

La empatía se entiende como la capacidad que tiene una persona de identificarse mental y afectivamente con el estado de animo de otro. Sin embargo, rara vez puede pensarse que la empatía puede ser a la inversa, en pocas palabras eso es Doleser.

Texto y foto por Danny Rayman

¿Cómo fue el proceso de producción de La Felicidad Va Adelante? ¿cómo fue tocar en formato banda?

J: El disco fue grabado en un hermoso estudio con el trabajo de un productor muy joven que se llama Santiago Bosco. Con él buscamos la manera de que cada elemento aparte del dúo formara parte de lo que queríamos expresar. Elegimos armar un cuarteto de cuerdas porque queríamos conservar la naturaleza acústica del proyecto. Cuando aparecieron las cuerdas por primera vez, después de haber tocado siempre de a dos, sentimos que levitábamos, que era como un milagro.

¿Qué sintieron al escuchar por primera vez La Felicidad Va Adelante terminado?

J: Yo estaba de gira sólo, cuando me mandaron el master, lo escuché caminando por Ámsterdam una mañana inolvidable y me hizo muy feliz. Es un disco soñado, grabado por buena gente, con buenos mics, con una instrumentación que siempre deseamos. Pero lo cierto es que en el proceso de hacer un disco, uno escucha mil veces el material y una vez que está terminado, ya es para la gente. No escucho mis discos más que una o dos veces hasta que pasen un par de años.

El disco trae una dedicatoria, ¿Podrían contarnos un poco acerca de ella?

J:  El álbum está dedicado a la memoria de Rodolfo Cáseres, el papá de Andrés. Uno de los hombres más buenos que conocí, enamorado de la música. Él siempre apoyó nuestros proyectos y falleció unos meses antes del lanzamiento del disco. Nos pareció justo dedicarle algo de lo que él más amaba: La música.

En este último tiempo han tenido varias presentaciones tanto en Argentina como en Chile, ¿Cómo han sentido la recepción del público con su trabajo?

J: Nosotros presentamos en primer disco en muchas ciudades argentinas, en Paraguay, Brasil y Chile. Viajar y cantar es lo más lindo que nos pasa como banda. Nuestro concierto no es para cualquier momento y cualquier lugar. Contando con eso, tratamos de elegir dónde, a qué hora y en qué condiciones tocar. Acertando en eso, siempre nos han aplaudido aunque sea un poquito.

Doleser-4-430x244¿Cuál es el lugar más cómodo para tocar?

El mejor lugar del mundo para que toque Doleser, es Junín. Donde tenemos muchísimos amigos que entienden mejor que nosotros mismos lo que cantamos. Como nosotros tocamos muy despacito generalmente el público se predispone a escuchar y en el mejor de los casos nos entrega su emoción por un rato y nosotros se la devolvemos en música y poesía. Y para eso vivimos.

¿Qué los motiva para seguir con su proyecto?

J: Justamente esta especie de adicción que tenemos con la energía que despierta la música. Para mí no es una opción. No sé lo que es vivir sin una banda, sin dónde canalizar mi instinto. Además, Doleser, por su formato, se hace muy liviana. Podemos, componer, ensayar y hacer un concierto en cualquier lugar donde haya dos guitarras. Nos hace viajar sin complicaciones, conocer gente, compartir y aprender. Por otro lado Andrés y yo somos muy amigos y no tenemos grandes desacuerdos. Crecimos tocando juntos y no representa ningún sacrificio poner a andar a Doleser.

¿Podrían contarnos alguna anécdota que hayan tenido en sus travesías como Doleser?

J: Por ejemplo, en nuestra primera visita a Chile, invitados por Trostrigo, fuimos para un reportaje a una radio en Viña. En el bloque anterior habían estado los chicos de la productora de cine Grappi, de Santiago. Pasó el reportaje, tocamos un par de temas al aire y al salir nos estaba esperando Sebastián Pando, uno de los Grappi, y nos dijo: “Acaba de llamarme mi madre que los escuchó cantar y me pidió que les grabara un video como sea. Así que, si no tienen nada mejor que hacer los paso a buscar mañana a las 8 AM para el rodaje”. Su mamá estaba escuchando el programa y le gustó una de nuestras canciones. Así que, sin conocer ni nuestra música, ni a nosotros, al alba, Sebastián y Pablo Miranda nos pasaron a buscar para un día de rodaje en Laguna Verde. Uno de los días más lindos de mi vida, en Las Docas. Todo lo grabado ese día se perdió en un extraño accidente con un disco rígido que se magnetizó y Sebastián, realizador empedernido, se vino a Buenos Aires de onda para volver a hacer el video de Patio de Tierra que fue el corte de nuestro primer álbum. Después de eso hicimos dos clips más y nos hicimos muy amigos. Como esa historia hay varias…

¿Cuáles son sus proyecciones para el futuro?

En 2014 nos vamos de gira a Europa a raíz de una invitación para tocar en el Festival de la ciudad de Berna, Suiza. Mientras seguimos componiendo y disfrutando este camino. Ojalá nos nazcan varios discos más.

¿Cuál sería su más grande aspiración como Doleser?

J: Bueno, esto que nos pasa hoy ya era un sueño hace unos años atrás, hacer discos, compartir escenarios con artistas que admiramos, hacer giras y demás… es justo aceptar que, aunque se rema bastante,  mucho de lo que uno soñó se fue cumpliendo. Agradezco el simple hecho de poder compartir con Andrés y con la gente que nos acompaña este camino. Un sueño, es crear una obra valiosa, hacer música que inspire a la gente y le haga sentir que lo que importa es estar unidos y amarse.

Por último y para terminar, ¿Qué mensaje le dejarían a nuestros lectores?

Lo mismo que a nuestro público, nada de esto tiene sentido si no hay quién lo reciba. No hay giras, ni talentos, ni grandes canciones cuando el trabajo de los artistas da al vacío. La mayoría de las estrellas que admiramos hoy fueron pequeños artistas alguna vez y necesitaron de un público atento que los aprobase. El público tiene que ver el alma de lo que le ofrecen y no tragarse el cartón pintado de los productos main stream.  Pero para eso hay que cuestionar, buscar y disfrutar lo que fue hecho para uno.

https://www.facebook.com/Doleser

http://doleser.blogspot.com/

Be first to comment