Fiskales Ad-Hok vs SCD

El día 11 de Noviembre, un “tweet” de los  Fiskales Ad-Hok (@Fiskalesadhok), pasaba algo inadvertido con un mensaje que incluía “FUCK SCD!!!”. Pero al día siguiente, la banda se encargaría de demostrar su descontento, por la insólita situación que estaban viviendo: “SCD nuevamente nos demanda x millones, simplemente x tocar nuestro repertorio, rumbo al 28 juzgado.”

 Por Daniela Lobos Pérez

Lo que en las redes sociales, todos comenzaron a preguntarse fue “¿La Sociedad del Derecho de Autor, una “Corporación de Derecho Privado sin fines de lucro, creada por los propios autores, artistas, intérpretes y ejecutantes, cuyo objetivo es administrar derechos de propiedad intelectual generados por la utilización de obras y fonogramas musicales” -según ellos mismos se describen en su página webpuede demandar a un artista que interpreta sus propias creaciones en un concierto, por no pagar una “cuota”?. El descontento de Fiskales Ad-Hok era inmenso, y lo demostraban tanto en su Twitter como en Facebook. Este empezó a compartirse entre bandas amigas y seguidores del grupo. Pero aún no quedaba claro en qué se basaba la SCD para demandar a una banda por interpretar sus propias canciones.

La situación se fue aclarando de a poco: El día 9 de Octubre del 2006, Fiskales Ad-Hok realizó un concierto, en conmemoración a sus 20 años, en el Estadio Víctor Jara. Este fue organizado por la banda, con Fernando Sánchez Valenzuela como productor (quién es considerado miembro del grupo). Por estos motivos, consideraron que no aplicaba solicitar autorización a la SCD para interpretar el repertorio, ni pagar la tarifa que esta estipula, ya que se interpretaría repertorio de la autoría de los intérpretes. Pero no lo consideraron así. Fiskales Ad-Hok son miembros de la SCD y tienen su material registrado, sin embargo, Fernando Sánchez, a pesar de ser músico de la banda Curasbún, no es miembro de la SCD, y tomando esto en cuenta, es que lo vieron como un productor que debía seguir las reglas que se impone, y no como un integrante de la “familia” Fiskales Ad-Hok.

El monto que se exige a pagar es de $400.000. La demanda la presentó la SCD al 28º Juzgado Civil de Santiago, directamente contra Fernando Sánchez, en el año 2009. El abogado defensor, Juan Carlos Larrañaga, deja en claro por qué este cobro, y el juicio debería ser anulado: El juicio se dio por cerrado en el año 2011, y dieron como notificado a Fernando Sánchez del fallo, pero se le notificó a un domicilio erróneo, por lo cual el afectado nunca se enteró. Además, la Ley 17.336 sobre Propiedad Intelectual vigente, declara en su artículo 6: “Sólo corresponde al titular del derecho de autor decidir sobre la divulgación parcial o total de la obra.”, en su artículo 7 “Es titular original del derecho el autor de la obra. Es titular secundario del derecho el que la adquiera del autor a cualquier título.”. En su artículo 17: “El derecho patrimonial confiere al titular del derecho de autor las facultades de utilizar directa y personalmente la obra, de transferir, total o parcialmente, sus derechos sobre ella y de autorizar su utilización por terceros.” Y en el artículo 20 señala: “Se entiende por autorización, el permiso otorgado por el titular del derecho de autor, en cualquier forma contractual, para utilizar la obra de alguno de los modos y por alguno de los medios que esta ley establece.”. Por estas razones, el abogado Larragaña asegura que las razones del juicio son ilógicas, y que este debería anularse.

Si se analiza, la SCD le cobra a Sánchez, para que posteriormente la SCD le pague a Fiskales Ad-Hok. No tiene sentido, ya que la banda viene trabajando hace años de manera independiente, especialmente en sus conciertos, junto a Fernando Sánchez a través de “La Fiskalía”, de manera exitosa, representando a importantes bandas nacionales como BBS Paranoicos, Machuca, La Floripondio, Chico Trujillo y Banda Conmoción. También representan en Chile a la banda española “Oi! The Arrase” y a los neoyorquinos “The Casualties”. Según la banda, sumando las multas, los gastos, etc., la suma inicial ascendería a más de 1 millón de pesos.

La batalla legal dio paso a la batalla en Internet, a lo que la SCD respondió con un anuncio en su página web, el día 13 de Noviembre: “Respecto al tema surgido en redes sociales, y recogido por algunos medios de comunicación, informamos lo siguiente: Este tema tiene relación con un concierto realizado el 9 de octubre del año 2006 en el Estadio Víctor Jara, el cual no pagó los derechos que corresponde por ley a cualquier evento musical. Debido a la negativa al pago de los derechos de autor por parte de su productor, se demandó el pago el año 2009. El juicio terminó el año 2011 y el monto de derechos de autor adeudado es de $400.000. El demandado no es la agrupación Fiskales Ad-hok ni ninguno de sus músicos inscritos en SCD, sino que el productor de dicho evento, el señor Fernando Sánchez V., quién no es afiliado a SCD, y que además tiene pendiente el pago de derechos de autor de 10 conciertos más entre el 2008 y el 2011.

Los derechos que se están cobrando, pertenecen principalmente a la editorial EMI Publishing, con quién tienen contrato editorial algunos de los autores de las obras ejecutadas en ese concierto. El año 2011 el demandado se reunió con los abogados de SCD, que le explicaron en detalle la situación, incluyendo el hecho de que el repertorio utilizado pertenece a otros titulares. Es importante recalcar que la SCD tiene como principal misión el resguardo de los derechos y esto implica el velar porque la ley se cumpla en todos los casos. La norma en Chile indica que todo evento musical, concierto, festival o fiesta que cuente con música en vivo, debe realizar un pago por concepto de derechos de autor, el que se traduce en un 5% de lo recaudado por venta de entradas, monto que posteriormente es distribuido entre los titulares de las obras que allí se ejecuten.”

A esto, Fiskales Ad-Hok respondió con un Comunicado, el 14 de Noviembre, difundido a través de su Twitter y Facebook: “Queremos manifestar por este medio nuestro más profundo y sincero repudio a la actuación de la SCD. El día 9 de Octubre de 2006 celebramos 20 años de trayectoria musical y autogestión, realizando un concierto en vivo en el Estadio Víctor Jara, en el mencionado concierto como es de conocimiento de todos nuestros seguidores entregamos a quienes concurrieron al evento nuestro repertorio original. El evento fue autogestionado por la banda Fiskales Ad Hok de la que es miembro Fernando Sánchez Valenzuela, como músico y como productor. Con sorpresa hemos tomado conocimiento que la Sociedad Chilena del Derecho de Autor demandó en forma personal a Fernando Sánchez Valenzuela señalando que el concierto debió contar con autorización previa de la mencionada SCD y que en él se habría utilizado repertorio musical sin consentimiento de los autores. Resulta evidente que la propiedad del repertorio utilizado nos pertenece, es nuestra propia creación, y la legislación vigente específicamente la ley 17.336, consagra el derecho del autor para utilizar directamente su obra, sin previa autorización de ninguna entidad. Esta vía, la autogestión de conciertos y la difusión de nuestro material en vivo es, por cierto, la principal forma en que nuestra banda genera ingresos económicos, ingresos que sólo complementan los trabajos que cada uno tiene en forma individual.

Además nos hemos enterado que SCD ha demandado a Fernando Sánchez V. por otros conciertos de grupos que no son asociados ni afiliados a SCD ni a ningún otro organismo parecido, a saber grupos como OI THE ARRASE, NON SERVIUM, KAOS URBANO y otros varios. El extremo es irrisorio pues SCD ha demandado a Fernando Sánchez por organizar sin su autorización un concierto de su grupo paralelo CURASBUN, que jamás ha pertenecido a la SCD. La falta de criterio y el interés económico de la SCD está transformando a la entidad en una especie de GRAN HERMANO que quiere obtener lucro de cada concierto que se realice en el país aunque no sean sus representados, por la vía de demandar con una maquinaria de abogados a músicos que como nosotros permanecemos en indefensión.

¿Podemos confiar en la SCD? ¿Cómo debe proceder una banda nacional emergente, con respecto a sus propias composiciones? ¿Qué sucederá después, si tu banda comienza a tener cierto éxito, y empiezan a tener más tocatas? Son muchas interrogantes que surgen, sobre todo para los músicos más jóvenes. La gran mayoría opta por mantenerse al margen, ya que raramente se logra reconocimiento como músico en Chile, más allá del ámbito local de tocatas, según el estilo de música que hagas. Pero sin duda, todos esperamos la solución a esta disputa, que se nota más como una amenaza a los músicos independientes y autogestionados, una alerta a no atreverte a desafiar al sistema. Pero, como buenos punks, Fiskales Ad-Hok saldrán de esta con los brazos arriba, y con una nueva lección sobre el “mercado musical”. Esperemos que la situación en Chile cambie, se trabaje por los artistas y para los artistas, como debería ser.

Be first to comment