The Casualties en Chile 2014: El Caos y el Punk

the-casualties

El pasado Viernes 14 de Marzo del 2014, el cuarteto neoyorkino The Casualties, se presentó por tercera vez en nuestro país y casi como tradición, el show dejó sus “caídos” y cierta sensación de insatisfacción por no poder disfrutar de la presentación de la banda, lo cual en ningún caso fue responsabilidad de los músicos.

Por Daniela Lobos Pérez
Fotos Daniel Luzanto

A diferencia de años anteriores, en que el grupo actuó en recintos más grandes como el Estadio Víctor Jara (2007) y el Teatro Novedades (2009), esta vez el desafío fue mayor, ya que el recinto original (Arena Recoleta) fue cambiado por el Club Khronos, ubicado a pasos del Metro USACH. Buena ubicación por lo central, pero ese recinto demasiado pequeño nos hacía temer por la seguridad del mismo, entiéndase: evitar que el típico público que no entiende lo que cuesta organizar (en esfuerzo y dinero) un concierto como este, intentara destrozar el lugar.

Alrededor de las 19:00 horas, comienzan a llegar los primeros asistentes: quienes compraron con anticipación su entrada en preventa y quienes venían de regiones. Poco antes de las 20:00 horas, aparece en escena la banda local de hardcore punk Social Crisis. El escaso público presente logra encenderse, mientras la banda presenta los temas de su primer álbum auto producido “En Defensa de Mi Barrio” (2010) y algunos temas nuevos, adelanto de su incipiente nuevo disco. Social Crisis termina su presentación alrededor de las 20:40 dejando al público satisfecho, pero con ansias de lo que vendrá.

Unos 10 minutos después, mientras la clásica banda punk chilena Anarkía se preparaba en el escenario, entra una “avalancha”, es decir, los típicos auto-denominados “street punks”, que en conciertos como estos hacen lo posible por entrar a la mala, sin importarles las consecuencias que nos perjudican a todos, dejando a las bandas punk rock sin locales que arrendar, por ser considerados “de alto riesgo”.

El recinto rápidamente se llena y cuando comienza a tocar Anarkía, con “Desarme Nuclear”, se ve todo muy animado, un público energético, pero manteniendo su cordura.

Mezclando sus ya himnos del punk chileno, junto a temas de su más reciente álbum “Nada Más” (2011), a las 21:30 horas el Club Khronos estaba por reventar. Después de “Bototos de Milico” y “Anarkía” (clásicos de su primer álbum, “Censurado”, 1989), la banda se despide, agradecida de la excelente recepción, aunque sin saber que muchos de los chicos que bailaban el “pogo” no habían pagado su entrada (y nunca tuvieron intención de hacerlo).

Pasado las 22:00 horas sale a escena el plato fuerte, The Casualties, con “Tomorrow Belong To Us” (“On The Front Line”, 2004), con el final de “Futuro Destruido” (“En La Línea Del Frente”, 2005), básicamente la misma canción, una en inglés, la otra en español. Colapso total entre los asistentes. “My Blood, My Life, Always Forward”, de “Resistance” (2012) continuó con los seguidores más acérrimos coreando, mientras el vocalista ecuatoriano Jorge Herrera, Jake Kolatis en guitarra y coros, Marc “Meggers” Eggers en batería y Rick López en bajo y coros dejaban todo en el escenario. La banda tuvo que lidiar con los incontrolables fans desde un comienzo. Mientras disfrutábamos de canciones como “Unknown Soldier” (“On The Front Line”, 2004), “Constant Struggle” (“Resistance”, 2012), realmente era una lucha constante entre los neoyorkinos por poder seguir tocando y los fans más “producidos” y desesperados por subir al escenario y apoderarse de todo. Logramos, a pesar de no poder verlos, escuchar a The Casualties interpretar “Death Toll” (“On The Front Line”, 2004) y la infaltable “Punk Rock Love” (de su primer EP, “40 Oz. Casualty”, 1992). A las 22:30 se produce una pausa, ya que es demasiada la gente que sube al escenario e impiden a los músicos seguir tocando. Después de pedir a los presentes que por favor permitan a la banda tocar, seguimos con clásicos como los 2 covers de Ramones “Rockaway Beach” y “Blitzkrieg Bop”.

La cantidad de gente sobre el escenario  provoca un corte de luz que es rápidamente solucionado (y que evidencia falta de seguridad  en la llamada “barricada”, espacio entre la reja y el escenario). En esta ocasión, la organización, incluidos los músicos de Anarkía, piden al público más respeto por The Casualties quienes, a pesar de su buena voluntad, ya no podían tocar debido a los problemas técnicos que causaron los pisoteos en los cables y la gente sobre los músicos y sus instrumentos. A eso de las 22:45 los neoyorkinos lo intentan una vez más, con “Riot” y “For The Punx” (“For The Punx”, 1997), dando un temprano término al show y dejándonos, a quienes fuimos a disfrutar de The Casualties, con una sensación agridulce ya que a pesar de la buena disposición de la banda y de su entrega en el escenario, era a ellos a quienes queríamos ver en el escenario, no ha una manada de gente dispersada, que ni siquiera se sabía las letras de las canciones.

Rocanrol.cl tuvo la oportunidad de hablar después del show algunas palabras con el guitarrista Jake Kolatis, quien se mostró siempre alegre y dispuesto a entregar un momento a sus “colegas punks” chilenos, con su mohicano azul, a pesar de notarse la frustración y cansancio en su rostro. Quién nos pudo entregar más de su tiempo fue el siempre amable Rick López, con quien Rocanrol.cl habló de la situación vivida en el concierto. El bajista de The Casualties me contó que ellos están siempre dispuestos a recibir a fans en el escenario, que canten algunas estrofas con ellos, pero que lo de esa noche fue demasiado, tanta gente sobre ellos no les permitía tocar, aun así, jamás se enojaron ni perdieron las ganas de seguir. Sólo le entristeció la actitud de aquellos más agresivos, incluso hubo alguien que le pidió su polera (sí, la que llevaba puesta), Rick amablemente le explicó que no podía regalársela, no tenía a mano otra que ponerse, y el fan chileno comenzó a ofenderlo, “fuck you, rock star”, esto le dio mucha tristeza, por lo que Rick finalmente accedió a regalársela (y quedarse literalmente a “guata pelá”). Entonces el fan cambió su argumento “you rocks, so cool!”. Literalmente me dieron ganas de disculparme con Rick por las actitudes de sus fans más extremos, y así lo hice. Pero Rick es un hombre que sabe cómo funciona esto, a pesar de no estar de acuerdo. Ya con otra polera (después de ir a buscar al hotel), conversamos también sobre cómo estas situaciones sólo nos afectan a nosotros, el público chileno, ya que nos quedamos sin locales que nos arrienden para otras oportunidades que bandas Punk Rock vengan de gira a Sudamérica, y con menos Productoras que quieran invertir en realizar estos conciertos, que son realmente un riesgo, debido a la gente inconsciente, que cree que todo es gratis, pero pagan por su tintura de pelo, por sus chaquetas de cuero, por sus remaches y por su alcohol. Reitero las gracias al bajista Rick López por su simpatía, amabilidad y entendimiento de lo que sucede en la escena punk rock local. Como dato adicional, quedé gratamente sorprendida al saber que, al igual que el anterior bajista de The Casualties, John Kray (The Krays), Rick había sido baterista “parche” por unos 8 meses en la ya extinta banda de Punk Rock femenina de New York, Devotchkas (antes que encontraran a su baterista definitiva). Esperamos de corazón que los asistentes comiencen a CUIDAR los lugares que nos quedan (que son realmente muy pocos), y no tengamos que ir a ver en el futuro, a estas bandas a Argentina o Brasil, o simplemente quedarnos con las ganas.

1 Comment

  • Responder marzo 27, 2015

    ariel poblete

    Yo asisti a ese concierto y me molesto porque yo pague mi entrada y asisti con una amiga, lo cual fue riesgoso para la integridad nuestra porque en la entrada del recinto los del local intentaron repeler a la masa con un estintor, lo cual no funciona y se vuelven a meter en avalancha y empezaron a repelerlos con botellasos y uno de los tipos del local saco una cuchilla y peliando en el acceso con los punk, en lo cual llega carabineros a pegar lumazos y realmente fue una wea caotica, y por suerte entramos sin que nos pasara nada, siguiendo con lo the casualties me molesto ver tanta gente sobre el escenario queriendo llamar la atencion, creyendose mas punk por subir al escenario, y no se sabian nisiquiera las letras, me fui con gusto apoco porque yo queria disfrutar a the casualties y queria escuchar mucho mas temas, al final solo vi un monton de weones que quieren que vengan sus bandas a chile pero no son capazes de pagar la entrada, y como dice el texto, gastan en remaches, parches, chaquetas de cuero, pinturas de pelo, alcohol, drogas y no son capaces de pagar la entrada, de verdad son super “punk”, las bandas tambien necesitan el dinero, hay que ser consecuentes, nadie vive del aire y ojala vuelva a venir the casualties y esta vez si podamos disfrutar, y volviendo a lo del acceso el tipo de la cuchilla la agarro con un loco que llevaba su entrada en la mano y que iba con su polola a la cual igual le pegaron, de verdad fue un verguenza ver tremendo espectaculo!

Leave a Reply