Los 4 Fantásticos y el héroe perdido

LOS4FANTÁSTICOS2015-630x350

La nueva versión de este grupo de superhéroes es responsabilidad de Josh Trank, cuyo primer largometraje “Chronicle” (2012) nos narraba la historia de un grupo de jóvenes que adquieren superpoderes al entrar en contacto con un objeto de origen extraterrestre.

Por Roberto Campos

richardsDe alguna forma, “Fantastic Four” parece conectarse en algunos puntos con su primera película, ya que en ambas los protagonistas son adolescentes que obtienen habilidades sobrehumanas; debiendo aprender a usarlas y controlarlas; inclusive mantienen en común el hecho de que en los dos filmes, uno de ellos será seducido por el poder, siendo responsabilidad de los restantes tratar de neutralizarlo.

Pero también otra cosa que tienen en común es su incapacidad para elevar a los protagonistas al rol de “superhéroes”. El superhéroe no es sólo una persona con “superpoderes”, sino que implica también, como diría el propio Stan Lee, la “gran responsabilidad” que conllevan esas habilidades; y he ahí el gran error de Trank, ya que en “Fantastic Four” no queda clara la razón del porqué están luchando, que defienden…no hay interés en salvar a los inocentes, sino más bien parece un ajuste de cuentas o una pelea entre amigos, como sucediera en “Chronicle”.

El error del personaje de Reed Richards, interpretado por Miles Teller, es buscar sólo la realización de las metas personales, como de hecho lo afirmara uno de los personajes durante la película. En Richards, el viaje de descubrimiento o aprendizaje que todo héroe debe realizar se queda sólo en su primera etapa (la preocupación por sí mismo) y apenas da algunos pasos a la siguiente (la preocupación por su grupo cercano), pero indudablemente no culmina con el destino de todo héroe, el cual es la preocupación y bienestar de toda la humanidad (autosacrificio).

doomEjemplo del viaje del héroe lo tenemos en otra película basada en personajes de Marvel, Thor (2011), en la cual vemos como el protagonista comienza como un petulante egoísta preocupado de sí mismo; para luego ser capaz de sacrificarse por sus amigos y mujer amada; y finalmente, debe ser capaz de sacrificar su propia felicidad para salvar a toda una raza extraterrestre, quienes además son los enemigos que al principio de la película quiso destruir.

Indudablemente esta ausencia de contenido heroico afecta la percepción del espectador; los protagonistas parecen no convencer, pero no es por la selección del “casting”, sino por esta falta de esencia. Podríamos suponer que estamos en presencia de sólo la primera parte del viaje, el cual continuará en la anunciada secuela.

Pero finalmente, no todo es tan malo, esta nueva versión tiene algunos aciertos, entre ellos nos explora la relación entre los personajes antes de obtener sus poderes; y los cambios que estos producen en sus personalidades. Además, perfila uno de los villanos más notables del universo Marvel, pero esta vez como un verdadero megalómano, que desprecia la humanidad y el contacto con otros seres humanos…lástima que sólo por unos pocos minutos.

Be first to comment