Murió Lemmy ¿y ahora qué hacemos?

Lemmy Kilmister, estuvo  durante cuatro décadas frente a Motörhead, nacido el 24 de diciembre de 1945 en Stoke-on-Trent (Inglaterra) Lemmy comenzó a tocar el bajo y a interesarse por la música en los años sesenta. A mediados de los setenta fundó Motörhead, la cual debutó en 1977 con un álbum homónimo, pero fueron discos como ‘Overkill’ (1979) o ‘Ace of Spades’ (1980) los que les dieron una gran popularidad dentro del rock más pesado.

Sus largos bigotes, la verruga en su cara y su hábito de poner el micrófono más alto que su boca eran algunos de sus rasgos más distintivos. A él se atribuye la introducción de sonidos más punk en el heavy metal, dando paso a una nueva generación de bandas influenciadas por el speed metal.

Con una vida llena de excesos que dejó muy en claro en Lemmy La Autobiografía, donde expuso sus “cinco mandamientos”: Marlboro, Jack Daniel´s, speed, strippers y tocar rock and roll. La leyenda marcó a generaciones de bandas emblemáticas como por ejemplo Metallica y a sus amigos entre los cuales se encontraba Ozzy Osbourne y Gene Simmons.

Un periodista le preguntó en el año 1988, por qué seguía tocando rock & roll. “Todavía estamos aquí porque debimos haber muerto hace mucho tiempo pero no lo hicimos”, respondió.

Pensando que era una broma del día de los inocentes, el Facebook oficial de la banda publicaba el siguiente comunicado: “No hay una manera fácil de decir esto (…) Nuestro noble amigo Lemmy falleció hoy después de una corta batalla contra un cáncer extremadamente agresivo”, pero no era un mal chiste, era la triste realidad.

Falleció un lunes en Los Ángeles a los 70 años. Tenía un cáncer mortal y no lo supo hasta dos días antes de su muerte. Así se nos fue Lemmy, de imprevisto, sin alargues, sin esperas, recordado como un verdadero rock star.

Be first to comment