Entrevista a Difuntos Correa: Una banda construida por sueños

difuntos-correa

Formada en el año 2003 en Santiago, la banda Difuntos Correa dio sus primeros pasos entre pubs y lugares pequeños que le dieron espacio. Mientras se abrían camino en aquella época, firmaron con EMI para lanzar su primer disco, de eso ya  ha pasado mucho tiempo y nos encontramos con Sergio Gómez y compañía en la tocata de bandas emergentes Bandada, evento donde estudiantes de la carrera de diseño gráfico del área de la universidad Santo Tomás, realizaron video clip promocionales.

Por Karla Martínez

Bandada unplugged 2016 es un show íntimo donde la agrupación nacional presentó su música y el video que realizaron los estudiantes del área, es ahí donde aprovechamos de conversar con Sergio Gómez vocalista y guitarrista de la banda Difuntos Correa.

¿Cómo se concretó su participación en Bandada 2016?

Todo surgió en el año  2015, en un festival de bandas en la Universidad Santo Tomás en la cual me invitaron a ser jurado. Conocí a Gonzalo Aranda, Director de la carrera de Diseño Gráfico y hablamos sobre hacer un vídeo. Nos encantó la idea y nos pareció buena bien realizar la canción “El aparecido” en  Homenaje a Victor Jara.

¿Qué opinas de estos espacios en la Universidad?

Muy bueno, ellos estan innnovando en este tipo de proyectos, por que los jovenes que estudian esta carrera necesitan estar en el rubro real de audiovisual, saber que si realizan un vídeo lo pueden ver en la televisión o  en otros países. Es una idea muy buena, y hay que seguir buscando bandas que quieran participar.

¿Cómo se iniciaron en el rubro audiovisual?

Cuando estábamos en el sello EMI fue todo muy profesional, ahí empezamos a grabar nuestros primeros vídeos y eran tiempos en que todavía los sellos querían realizar los videos, aprendimos mucho y entendimos también que uno puede hacer su trabajo independiente. La música siempre tiene que llevar vídeo e imagen .

¿Qué viene ahora para la banda?

Estamos organizando una gira en el verano y estamos muy contentos por eso. Después de presentarnos en Bandada 2016, queremos realizar un vídeo sobre la canción “Sumergidos”, está inspirada en un hecho real, en una experiencia de vida que es muy fuerte y para nosotros nació de una manera muy íntima, dentro del nuevo disco estábamos buscando otros rumbos, queremos cantar sobre cosas reales.

La idea es seguir innovando, seguir creando proyectos, estamos pensando  ir a México, veremos qué pasa con eso.

Desde su experiencia, algún consejo o mensaje que les gustaría dejar

El mensaje que nos gusta dejar a los jóvenes, los niños y en general a todas las personas, es que traten de seguir  sus sueños.  Nosotros llegamos de Coyhaique, llegamos después de los 18 años, en nuestro corazón estudiamos otras carreras pero la música seguía ahí, muy tímidamente empezamos con la banda y de repente esto funcionó mágicamente y se nos abrieron las puertas. Hemos tocado en el estadio nacional, festivales, cumbres, y hemos podido viajar por varios países. Queremos seguir trabajando y solidificando. Que vivan sus sueños.

1 Comment

  • Responder diciembre 17, 2016

    Gialo

    Justo ayer me acordé de esta banda, ignorando que seguían haciendo su música y me alegra mucho saber que todavía tienen cuerda para rato, pero después de terminar de leer no puedo evitar pensar entre lo que se hacía hace 12 años y lo qué se hace hoy en asuntos musicales. Ya sé que estoy viejo, pero aún no me llegan los achaques del tipo: “cuando yo era joven, todo era mejor” o “las bandas de hoy no son como las de antes”, lo que es cierto en todo caso, pero mi argumento no apela a un sentimiento senil. Partamos diciendo que ya no estamos en la época donde las bandas tenían mejor(real) apoyo para grabar y difundir su música, por eso se desvivían en fichar con una multinacional y salir en la tele para que la mamá se sintiera orgullosa de ellos aunque no estuviese ni ahí con los tarros de su hijo. Tener un productor musical era otra cosa y el cambio en la calidad del producto se notaba. Estos tipos son como orfebres aunque no se puede pulir algo que nunca brillará y por eso “éxito” y “calidad” no necesariamente van de la mano, sin embargo aún hay mucha gente qué lo cree así. La primera vez que escuché a los Difuntos Correa fue hace más de diez años. En ese tiempo yo era un lolo obrero de 22 años que rayaba con –casi- toda la música chilena que aparecía en las radios y consideré –en mi humilde opinión-, que estos cabros eran más auténticos y profesionales que otras bandas que sonaban en ese tiempo. Escuché “Tramposo amor” en la misma época que salió el “Vida de Perros” y puedo decir que a pesar de estar recién empezando, la madurez de las letras del primero le pegaba diez mil patadas voladoras a las canciones a los ya “consolidados” Búnkers; la otrora banda que seguí desde sus inicios y que terminaron decepcionándome por no renovarse y seguir con lo mismo disco tras disco. Es cierto que igual eran buenos y no es mi intención desmerecer el trabajo de nadie, pero a Los Búnkers se la sirvieron en bandeja de plata y por eso se dieron el lujo de hacer puras weas. Tal vez estoy cagando fuera del tiesto pero mi punto tienen que ver con que, más allá de apoyar “porque sí” la difusión de nuestra música, debemos considerar primero calidad antes que una simplona creatividad juvenil (otro pasaje sin retorno al infierno). En días de reclamos y justicia social para aquellos que se lo merecen, podemos ver como poco a poco algunas cosas han cambiado, pero todo este acceso que se tiene a la difusión y producción musical sólo ha logrado nivelar las cosas hacia abajo, por lo que cualquiera se gana un premio a mejor banda revelación del año (ahí no más se las dejo). OK, me da pereza seguir escribiendo. Buen artículo y qué viva la música sshislena!!!

Leave a Reply