Dilema Lollapalooza 2017: Metallica o Diplo? Shit…

En los festivales siempre hay un dilema, el tope de horarios de las bandas que nos gustan. Esto siempre ha pasado en los eventos que tienen artistas de forma simultánea, sobretodo en Lollapalooza.

Por Lupe

Si hacemos memoria, la edición del Festival del año 2014 tuvo bandas notables y muchas se topaban entre sí, un ejemplo fue Savages con Vampire Weekend, Pixies con Lorde y New Order con Soundgarden, un fail total, en donde simplemente hay que optar según nivel de importancia o relevancia que tiene la banda para uno y si ya se ha visto el show.

Otro ejemplo fue el del primer Lollapalooza Chile, en donde The Killers cerró el evento pero simultáneamente tocaba Fatboy Slim, en mi caso personal, decidí por The Killers, mientras la mayoría de mis amigos movía el cuerpo con Fatboy Slim, el resultado fue un show aburrido por parte de Brian Flowers y compañía vs la máxima fiesta de la historia que vivieron mis amigos en un Movistar Arena que estaba que explotaba con los bits de Norman Cook.

Y cuando eres melómano estás en esa cuerda floja de qué elegir, te gusta los clásicos de la música pero también tienes esos gustillos raros por bandas o djs que te han hecho el día alguna vez.  Porque un rockero también puede ser electrónico y un metalero emo y así sucesivamente.

Este año, nuevamente Lollapalooza nos ha puesto en una encrucijada, quizás no tan vital como otros años pero sí, para pensar. El día sábado finaliza con el show de los grandes de Metallica, que por cierto los he visto un par de veces, y a la misma hora se presenta el set de Diplo, si bien Metallica es un número fijo y fuerte, que tiene clásicos de muchos añossss, Diplo prende la pista de baile y convierte el recinto en una fiesta segura, además es el dj del momento y su puesta en escena siempre es potente. Entonces el dilema es ¿Qué será mejor, mover la chasca o mover los pies?

Be first to comment