¿Qué pasó con Chris Cornell?

El pasado Jueves 18 de Mayo, los medios norteamericanos e internacionales anunciaban la trágica e inesperada noticia del fallecimiento de Chris Cornell, cantante y guitarrista, voz de las bandas Soundgarden y Audioslave. Este hecho habría sucedido tras la presentación del músico de 52 años junto a su legendaria banda Soundgarden, en el Fox Theatre de la ciudad de Detroit, Estados Unidos.

Por Daniela Lobos Pérez.

A diferencia de tragedias similares como los fallecimientos de Kurt Cobain de Nirvana en 1994, Layne Staley de Alice In Chains en 2002 y más recientemente Scott Weiland de Stone Temple Pilots y Velvet Revolver en 2015; la partida de Chris no encaja en la “crónica de una muerte anunciada”.

Desde una temprana adolescencia Chris tuvo que lidiar con problemas de ansiedad y depresión, según el mismo le contó en 2009 a Dave Simpson del diario The Guardian. Involucrado en la música de la ciudad de Seattle desde principios de los 80’s, en 1984 formó Soundgarden junto al guitarrista Kim Thayil y el bajista Hiro Yamamoto, inicialmente con Chris como baterista y vocalista. Tras otros bateristas, en 1986 entró Matt Cameron, ex Skin Yard, de manera permanente para que Chris pudiera enfocarse en el canto.

La historia siguió como con la mayoría de las bandas exitosas de Seattle: lanzaron demos y EPs bajo sellos independientes como Sub-Pop y SST y en 1988 su primer álbum, “Ultramega OK”. En 1989 Soundgarden lanza el primero de 4 álbums bajo el sello multinacional A&M. Canciones como “Jesus Christ Pose”, “Outshined” y “Rusty Cage” convirtieron a Soundgarden en una de las bandas líderes de la llamada escena “Grunge” de Seattle, junto a Alice In Chains, Nirvana y Pearl Jam.

La banda se mantuvo reunida hasta 1997, argumentando diferencias musicales. Chris admitió consumo de drogas durante los 80’s y 90’s, lo que no es diferente a otros músicos de la escena de Seattle, pero en general los integrantes de Soundgarden se mantuvieron alejados de la heroína y drogas más duras que acabaron con las vidas de varios de sus amigos.

En 1990 Chris se casó con su manager Susan Silver (también manager de AIC) y tuvieron una hija en el 2000. En 1998 Chris emprendió una exitosa carrera solista con un notorio cambio sonoro, más acústico y suave. En 2001 Chris comenzó otro exitoso proyecto musical, Audioslave, junto a los músicos de Rage Against The Machine. La banda lanzó en 2002 su debut homónimo pero tras la separación de su esposa ese mismo año, Chris comenzó un período oscuro y difícil, con batallas legales y abuso de alcohol y del opioide OxyContin. Un tiempo en rehabilitación ayudó a Chris a mantenerse sobrio desde entonces.

En 2004 Chris finalizó su divorcio y contrajo matrimonio con la publicista Vicky Karayiannis, mismo año en que nació su segunda hija y primera de la pareja. En 2005 nació su hijo. Grabó 2 álbums más con Audioslave y en 2007 retomó su carrera solista, tras la disolución oficial de la banda. Convertido en un practicante cristiano ortodoxo, Chris dedicó tiempo a su familia y su carrera musical, sumando proyectos y colaboraciones hasta que en 2010 Soundgarden resuelven sus diferencias y vuelven a reunirse.

Lanzaron en 2012 el álbum “King Animal” y recorrieron el mundo en gira. Chris compatibilizó su carrera solista, lanzando nuevos álbums en 2011 y 2015, con su participación en Soundgarden. Un hombre de familia, sobrio y realizado profesionalmente. Pero algo no encajaba. Chris consumía el tranquilizante Ativan para sobrellevar su ansiedad y hablaba telefónicamente a diario con su esposa cuando se encontraba de gira. Hasta ahora esta historia suena casi perfecta.

Pero el fatídico 18 de Mayo de 2017, después de haberse presentado en vivo ante una audiencia alegre en un show que terminó a las 23:30, Chris volvió a su habitación de hotel. Su manager Martin Kirsten lo acompañó, lo ayudó con un problema en su computador y le dio un par de Ativan. Después Chris habló con su esposa Vicky, quien notó en la forma de hablar de su marido que al parecer había tomado demasiados sedantes. Él le dijo que estaba cansado y ya no volvieron a comunicarse. Tras la insistencia de Vicky y a pesar de la poca cooperación de la seguridad del hotel, Martin Kirsten logró entrar a la habitación de Chris y lo encontró en el suelo del baño. Poco antes de las 1:00 am los paramédicos llegaron e intentaron resucitar a Chris, pero ya era tarde. El médico lo declaró muerto a las 1:30, según reporta Detroit News, como un suicidio por ahorcamiento. Al músico se le encontró una banda deportiva de color rojo en su cuello.

Las dudas aún no han sido aclaradas. La familia de Chris Cornell espera los resultados de toxicología, para saber cuánto Ativan había consumido y si habrían otras sustancias que lo hubiesen llevado a tan trágico final.
Sólo nos queda agradecer a Chris Cornell por su música y esperar que las respuestas que quedan pendientes puedan traer paz a su familia.

 

1 Comment

Leave a Reply