Entrevista Frank’s White Canvas: Pop-rock crudo y honesto

Frank’s White Canvas es un dúo nacional que nació el año 2014 en Santiago, con la intención de entregar un pop-rock crudo y honesto, está integrado por Francisca Torés (Batería), y Karin Aguilera (Voz y Guitarra Eléctrica). Se conocieron en una “guerra de bandas” de las alianzas de su colegio (Karin en 4to medio y Pancha en 8vo básico), después de eso se hicieron amigas y comenzaron a hacer distintas bandas. Lo que las unió fue que no era necesario conversar mucho para saber que vivían la música de la misma forma y que sus proyectos de vida era la música o nada. El vínculo fue instantáneo e inquebrantable. Finalmente, años después de hablar y hablar de lo que buscaba cada una y de la misión que le entregában a la música en sus vidas, decidieron formar Frank’s White Canvas sólo ellas dos, ya que compartían lo esencial y para ellas no hay nada más importante.

Por María de la Paz Roccolano

Con solo 4 años de carrera y con dos EPs bajo el brazo, Intuition” (2015) y “Exist” (2016), preparan su LP debut que espera ver la luz el primer semestre de 2019. En este intenso periodo de tiempo, han pasado por la mayoría de los más emblemáticos escenarios nacionales incluyendo Feria Pulsar y la participación en el festival “Despierta en el Desierto”, además de la competencia de bandas “Hard Rock Rising”, de Hard Rock Café, llevándose el segundo lugar. El Festival Rock en Río Itata, también las tuvo en su cartelera, para cerrar el año 2016 siendo galardonadas con el Premio a “Mejor Disco Rock/Hardrock” en Premios Escuchar que otorga la prensa independiente chilena (con 2 nominaciones más a “Mejor Videoclip” con Let It Go y “Mejor Disco del Año” por Exist).

¿De dónde surge su nombre?
El nombre surge de la metáfora de ver la vida en cada momento como un lienzo blanco, sin limitaciones ni líneas; Frank somos nosotras, la banda es nuestro lienzo blanco que está ahí para transformarse en lo que sea necesario. Es un recordatorio de que no importa cómo la vida se muestre
uno siempre puede volver al blanco.

¿Cómo crean sus letras?
Las letras salen desde un lugar muy intimo. Son todas de alguna manera sobre luchas internas. También miedos, pero por sobre todo esperanza. Todas son muy honestas, son confesiones que no se dicen en voz alta.

¿Qué se siente tocar en Lollapalooza Chile?
Para nosotras es como un sueño hecho realidad, una misión cumplida, y un gran honor el que la producción haya confiado en nosotras como acto de apertura del Festival y además en uno de sus escenarios principales que es Banco de Chile. Es uno de nuestros mayores desafíos y por eso queremos disfrutarlo a tope y entregar todo lo que tenemos en esos 45 minutos.

¿Cuáles son sus influencias?
Musicalmente las más importantes son My Chemical Romance, Placebo, Alter Bridge, The Beatles, Oasis, Creed, Twenty One Pilots, Hans Zimmer, entre muchos otros, sacamos cosas distintas de cada uno.

¿Cómo ha sido el camino transitado desde sus inicios hasta ahora?
La verdad, ha sido un periodo muy especial y significativo para nosotras, en donde hemos aprendido muchísimo tratando de descifrar la constante pregunta de ¿Y ahora qué?. Nos hemos conocido personalmente y entre nosotras a un nivel muy profundo y hemos llegado a lugares que sólo soñamos con conocer, además de poder trabajar con gente increíble. Estamos realmente enamoradas de lo que hacemos y buscamos seguir en esto toda la vida.

¿Cuál ha sido su mayor felicidad con la música?
Poder conectar y compartir experiencias con gente que no nos conoce, pero por algún motivo, nos entendemos.

¿Cuál es el show más extraño que han realizado y por qué?
Sin duda el más extraño fue el show que dimos para competir por nuestro lugar en MadCool Festival (España). Después de 30 horas de vuelo llegamos a Madrid, probamos sonido y fuimos directo a la competencia. Nos presentábamos a las 23:00 horas y no dábamos del cansancio, pero cuando empezó la música la energía nos sobrepasó, sabíamos que teniamos que entregar todo y más ya que teníamos solo 10 minutos para probar por qué debiamos estar en el line up y los jueces estaban camuflados entre el público, fue un show único que recordaremos siempre.

¿Cómo fue la experiencia de abrir el show de Nothing But Thieves y de las L7?
Siempre poder abrir un show es una experiencia increíble, primero por la oportunidad de conocer a la banda principal, al compartir escenario con ellos, hemos aprendido muchísimo, como personas y como músicos. Y ademas hemos tenido la suerte de que tanto como los chicos de Nothing But Thieves, L7 y más recientemente Beto Cuevas, han sido muy cercanos y nos trataron increíble. Estaremos siempre agradecidas por abrirnos las puertas a su concierto.

¿Qué expectativas tienen al presentarse en Lollapalooza Chile 2019?
Buscamos entregar un show de calidad, dar todo lo que tenemos y hacerlo de la mejor forma posible para nosotras. Olvidarnos de los nervios, ser vulnerables sobre el escenario y que ojalá la gente se quede con una experiencia completa, que es nuestra misión entregar.

¿Qué proyectos tienes para el futuro?
Nuestra próxima gran misión es la grabación de nuestro primer disco larga duración. Dos días después de Lollapalooza, nos vamos a Londres por un mes y medio a trabajar en el disco con el productor Frances Dimitri Tikovi. Llevamos aproximadamente cuatro meses componiendo las canciones con el objetivo de ser lo más honestas posible y realmente dejar todo lo que tenemos plasmado ahí. Luego de eso, haremos todo lo posible para llevar las canciones a todos los lugares a donde podamos con el nuevo show.

¿Nos podrían contar alguna sorpresa sobre el show que darán en Lolla?
Hemos estado trabajando los últimos meses en hacer mejoras en todos los ámbitos del show, desde la ropa, luces, visuales, etc. Sin duda habrán muchas cosas más frescas y en una versión “2.0” del concierto que venimos presentando desde fines del 2018.

Frank’s White Canvas
Viernes 29 de marzo, 12:30 hrs
Lollapalooza Chile 2019 – Escenario Banco Chile.