Entrevista desde Argentina: María Ezquiaga de Rosal

Luego de publicar un EP y la música de la película Lxs Mentirosxs, la artista argentina se presenta el domingo en el ciclo “Canciones que me hicieron fuerte”. Aquí una entrevista extensa habitada por un jardín de gente.

Por Ricardo Cabral

Una buena antesala de reversiones a cargo de María Ezquiaga fue para Lxs Mentirosxs de Alejandro Jovic, cuya banda de sonido se puede encontrar en todas las plataformas con el añadido “Música de la Película”. Se publicó antes del estreno del film y no deja de causar sorpresa. Es que la artista porteña -porteña de la ciudad de Buenos Aires, no de Valpo-, creó una lista preciosa de reversiones muy diversa: clásicos de Moris y Pescado Rabioso, su banda de toda la vida Rosal; uno de los noveles Verne; el inmortal Tanguito; Rosario Bléfari circa Estaciones; la gema de tango de Manzi y Demare “Malena” y un bis de su autoría y cierre con Rosal.

Decimos “antesala de reversiones” porque este domingo 15 María se manda al ciclo “Canciones que me hicieron fuerte” en el Centro Cultural Morán del barrio de Agronomía (CABA). En una historia de instagram se podía ver una tierna puesta hogareña en casa de alguno de sus hermanos, donde ella toca una acústica y su hermana Mercedes y dos sobrinas acompañan alguna canción de Charly García. En las últimas ediciones del ciclo se presentaron Rosario Bléfari de Suárez y Axel Krygier. La actividad es en horario diurno y entra en el rango “para grandes y chicxs”. La última presentación de su banda Rosal, nacida a comienzos del siglo XXI, fue justamente en ese espacio, en formato de trío junto a Martín Caamaño y Ezequiel Kronenberg, y varixs invitadxs.

Pero bien, adelante, leamos a María.

UNA FAMILIA EN EL PIANO BAR

-Hace poquito entre mis discos apareció el de Mi Tortuga Montreaux, Mar del Plata en invierno. ¿Tenés más hermanos además de Marcelo?

Sí, tengo una hermana que es periodista, periodista de arte. Acaba de sacar un libro recién que es sobre Da Vinci, junto con Héctor Pavón. Tiene dos libros editados y cubre todo el tiempo muestras de arte. Se llama Mercedes. Con el libro ahora está re a full, está en esa colección de Todo lo que necesitás saber sobre…, le pusieron mucho.

Y Marcelo es solista a full, toca todo el tiempo en todos lados. Ahora estaba presentando un video. Hace un par de años hizo un disco que produjo con Ezequiel Kronenberg, que es un homenaje a Gardel (Morocho | Homenaje a Carlos Gardel, Geiser Discos), son todos duetos de canciones de Gardel con otros artistas: está Martín Buscaglia, Rubén Albarrán, está Julieta Venegas, Miranda y un montón de gente invitada.

-¿Tus viejos tuvieron alguna inclinación artística?

A mi papá le gusta mucho leer, está leyendo todo el tiempo literatura, especialmente la del siglo XIX. Ahora sé que está copado con Benito Pérez Galdós ponele. Siempre fue muy lector, pero no le dio por el lado de la música, le gusta más la ópera. Mi mamá sí tuvo una inquietud artística en el sentido de que pintaba, pintó cuadros, ganó concursos cuando era chica. Después a los 18 años medio que abandonó todo y se hizo abogada. Siempre tuvo una cosa muy melómana, la tiene. Por ejemplo, sale el disco de Babasónicos y se lo compra. Ahora lo que más escucha es jazz. La primera vez que fui un recital de Charly fue con mi mamá. Fuimos a ver la presentación de Piano Bar en el Gran Rex, con todos mis hermanos. Ella es muy fan de Charly y no sé, otros discos de Pat Metheny y Weather Report lo escuché por mi mamá.  Y mi hermana también cantaba de chica. Toca el bajo, no toca en vivo pero además de ser periodista le pintó el ukelele y saca canciones. Sí, los tres siempre fuimos muy musicales.

IGNICIÓN MUSICAL

-¿Cuál fue tu primer instrumento?

La guitarra. En realidad, mis inicios fueron con canto. Con mi hermana, que ya cantaba en un coro, queríamos aprender y fuimos a un lugar que quedaba a la vuelta de casa, que era más de teatro, pero tenían clase de canto. Éramos muy chicas, mucha bola no nos dieron. Al tiempo empecé a estudiar guitarra con un amigo de mi hermana. Tenía una compañera de italiano que iba a la escuelita David Lebón y empecé a ir. También teníamos un amigo de otro colegio, sobrino de Susana Rinaldi, que es pianista este pibe. Se llama Juan Esteban Cuacci. El papá es arreglador de tango y le dije que quería estudiar música y él a esa edad ya tocaba todos los instrumentos. Vino Liza Minelli y la acompañó, y de ahí me dijo de estudiar La EMPA, Escuela de Música Popular de Avellaneda y estudié ahí, que él conocía amigos de los papás.

-¿Recordás tu ingreso a la escena independiente?

Primero tuve una banda que no tuvo ningún contacto con ninguna escena, una banda medio de rock blues. Y después, con una amiga mía lo conocimos a Sergio Pángaro, porque mi amiga estudiaba Bellas Artes y él era modelo de la escuela. Y medio que a él yo lo veía porque nosotras íbamos a vender comida, éramos jipis y yo llevaba la guitarra a veces y practicaba temas de jazz. A él le gustaba y una vez nos juntamos y cantamos, y me invitó a tocar a La Plata al Pasaje Dardo Rocha. Después me llamó para armar Baccarat. Y de ahí pasé a tocar la guitarra y a cantar, y estuve un tiempo. Grabamos el primer disco y me fui.

-Yo vi Femirama

Y Femirama era una cosa que sucedía ahí a la vez, con Adriana Vázquez. Fue como la previa de Rosal.

-Las vi en El Dorado. Tengo también un simple con la firma Rosal que tenía el tema “John”. 

Ahhh es verdad, sacamos un simple primero.

UN MONTÓN DE GENTE

-Y Rosal larga como formación…¿cuarteto, quinteto?

Empezó siendo… Yo fui a buscar a Julieta, medio que la convencí porque nos conocimos en un homenaje a Virus. En ese periodo de transición tocaba a veces sola, a veces con alguien. Me lo encontré a Fabián Jara por la calle y me dijo: “estoy organizando un homenaje a Virus, ¿podés grabar algún tema?”. En mi casa, sola con una guitarra, el bajo y un ritmito de teclado grabé “Wadu wadu”, en una portaestudio. Y le comenté: “mirá, grabé esto”. Era lo único que tenía. Me dijo “buenísimo”, y cuando hizo el disco, reunió a todos los que habían participado y ahí la conocí a Julieta, que tenía una banda que se llamaba La Musical Mexicana -porque ella vivió el exilio con la familia en México.

Entonces le dije “me encanta la versión que hiciste”, ella había hecho…¿cómo se llama? “Todo el tiempo / quiero estar enamorado”, sí, “Qué hago en Manila”. Y me respondió: “me encanta la tuya”. Bueno, medio que la convencí para armar un grupo. Y ella me tiró primero “no, no, porque yo tengo otro trabajo, yo soy diseñadora y nosequé”, y le dije “no, no, tenés que ser vos”. Y ahí nos juntamos con otro baterista, que lo conocí en la escuela de música, Sebastián Ostolaza, que se fue a vivir a Barcelona. Tuvimos ese grupo y otro guitarrista que también era compañero de la escuela, grabó el disco y al toque se fue.

-El disco de que estamos hablando es el primero de Rosal y se llama…

Se llama Educación sentimental. Y quedamos Julieta, Sebastián y yo. Y Sebastián era amigo del Tucán, Martín Bosa, que fue tecladista de Attaque 77, de Juana La Loca. Él era medio productor, ahora es productor a full. Y empezamos a grabar en la casa de mi hermano y él nos fue mezclando los temas y armamos el primero.

-Tiene una portada muy bonita 

Es de Julieta.

-¿En el siguiente álbum entró Fernando Samalea?

Lo que pasó fue que grabamos ese disco, hicimos un video con Ignacio Masllorens y era 2002, imposible hacer nada en medio de la crisis. Tipo que cuando terminamos de grabar el video teníamos la plata para el colectivo para ir a un lugar y nada más. Era todo muy tremendo y Julieta me dijo “yo no puedo tocar más”. Tener una banda era un lujo. Sebastián se fue a vivir a Barcelona, más o menos en la misma situación, y quedé sola con el primer disco.

En el último recital donde estuvimos Julieta, Sebastián y yo, que fue en Interama, un festival que se hizo ahí, vino una chica y me dijo “yo hago ropa y me encantaría vestirte. Venite a mi casa”. Fui a su casa y pasa esto: “te presento a este amigo que tiene un programa de radio”. Fui a la casa del chico que tenía un programa de radio y me dijo “yo conozco a un chico que…”, -es muy gracioso, yo tenía mucho tiempo para hacer todo esto-, “yo conozco a un chico que te podría hacer un remix de “Bombón””, y era Juan Jacinto.

Fui a la casa de Juan y ahí vivía Ezequiel Kronenberg, junto con Hernán Jacinto. Y les conté que estaba sin banda y me tiraron sin vueltas: “nosotros podemos ser tu banda”. De ahíempecé a tocar con Ezequiel, con Juan no toqué mucho en esa época. Y Ezequiel lo conocía a Martín Caamaño, porque ellos habían sido de la banda de Emme, Mariela Vitale.

(…) Juan conocía a Samalea y cuando nos presentó nos dijo “yo quiero tocar con ustedes”. También tuvimos un tecladista que duró un tiempo y fue Darío Kaleki, y después entró Mauro Conforti. Y ahí fue una banda que tuvimos un rato largo. Se fue Samalea y entró Juan Jacinto. Con Samalea grabamos el segundo y el tercero, y con Juan grabamos La casa de la noche.

-¡Un montón! 

Ya en Un fuerte en el corazón hubo un tiempo en que estuvo Juan Jacinto y Manuel Caiza, dos baterías. Tuvimos una formación que fue percusión y batería, cuando presentamos La casa… Después Juan se fue, quedó Manu y entró Paco Arancibia, y esa fue la última formación banda que tuvimos.

-¿Y la formación de trío con Kronenberg y Caamaño?

Existió siempre paralelamente a todas las otras.

-Tengo algunos nombres anotados, nombraste a los Jacinto

Bueno, Hernán grabó en La casa…, también en este último EP, Para decirme lo que siento.

-Estos dos álbumes en formatos EP son una buena dosificación que deja ganas de más.

Porque somos muy demandantes con la música jaja. Tenés que ponerte a escuchar todo eso.

-Me imagino. Rememoraba La música es mi eje, donde tuviste una pila de invitados, que es un álbum en vivo. Aristimuño, Fito, Emme, Tito Losavio.

Tito fue re importante para nosotros, para nuestra primera época. Porque Seba vivía en la casa de Tito. Tito se fue a vivir a España y se la alquiló a él. Y Tito siempre fue súper generoso con nosotros, nos prestó guitarras, nos prestó el estudio para ensayar. Es un tipo súper generoso con los amigos músicos. A las bandas que le gustaba les prestaba las cosas.

PARA DECIRME LO QUE SIENTO

-En relación al último EP, “Para ahuyentar el miedo” es un tema fuerte.

Viste que dicen que los zen, los budistas, creen que cuando vos combatís algo lo agrandás. Entonces me puse a pensar que le puse “Para ahuyentar el miedo” a una canción y en realidad por ahí estoy agrandando el miedo. Esa canción está dedicada a una chica que trabajó con nosotros y murió, María Laura.

-¿Cuál era su apellido? 

María Laura Mezzullo. Trabajó con muchos músicos. Era de la época de los CD, distribuía los discos de disquerías independientes y murió hace tres años.

Conocimos a María Laura a través de Samalea, ella trabajó un tiempo en La Tribu y empezó a ayudar a Samalea a distribuir sus discos, llevarlos a Japón, a través de Sura Music que es una distribuidora. Medio que empezó a distribuir los discos de todo el mundo, de un montón de gente. Increíblemente terminaba coincidiendo que terminaba el disco y se murió. Siempre me pareció muy fuerte eso. Primero tuvo un accidente de auto y después tuvo otro accidente.

El texto que acompaña el EP le da un sentido en cierto modo. Justo lo nombraste a Lucas Martí, en un momento participaste de Varias Artistas, no recuerdo en cuáles participaste porque son tres.

En los tres. También en una época toqué la guitarra en la banda de Lucas. Toqué en el disco Tu entregador grabé varias guitarras y voces, estuve haciendo de su banda, Ezequiel Kronenberg y yo éramos su banda, Ezequiel después siguió.

-De qué año hablamos, ¿diez años atrás?

No sé de qué año es Tu entregador, 2006. Yo entré y presentamos Simplemente Primer acto de noción en el San Martín, fue tipo que empecé a tocar ahí. Fue en el Ciclo Nuevo.

LIAR TO LOVE

-Vi el álbum de Lxs Mentirosxs. No vi esa peli.

Porque todavía no se estrenó.

-Ah, y está la música pero no la peli.

Es una película de mi novio Alejandro Kovic, que se estrenó en Mar del Plata el año pasado, estuvo en Cannes este año y…la música de la película tiene que hay un personaje, que es la protagonista y tiene una banda. La que está tocando es ella, como si estuviese planteado desde su punto de vista, más rockera.

-Lxs Mentirosxs con “x”, la supresión de género y la marca de la generación X.

Está contado todo desde esta protagonista que tiene una banda, básicamente lo que hacen es mentir. Son personas que no paran de mentir, tienen la mente rota y no pueden parar de mentir. Hay música incidental y se piensa como si fuese ella la que está tocando y cantando. De hecho, el tema que cantan es un tema que yo había compuesto con Rosal de La casa de la noche que no entró porque no tenía nada que ver.

Cuando estaba buscando temas para ellos, se los mostré y me dijeron “esto es lo que quiero” y también hay covers, reversiones de temas que te van contando una historia, la música es re importante. Como que cada capítulo de la película tiene su canción.

OTRAS CANCIONES

-Hace un rato hablamos de Chile, nombraste algunos artistas

Empezando por Violeta Parra. Obviamente Javiera Mena, escuché mucho su disco Esquemas juveniles.

-¿Y de acá qué te gusta?
En este momento estoy muy fanatizada con el disco de Candelaria Zamar, Una linterna. Me parece un re disco, me encanta. Estuve escuchando varios discos, pero uno que te diga “no puedo parar de escucharlo” es ese. Escuché también el último disco de Fémina que también me gustó, otra onda, ¿no? Me gustó el último de los Acá Seca. No puedo concentrarme solo en un género, me copo escuchando mucho jazz y folclore.

-No me quiero olvidar: la presentación del Morán fue muy emotiva, señalaste que es una suerte de cierre de una etapa, y congregó a muchos viejos amigos, estaba Julieta también.

Fue muy emotivo, un momento muy especial. Sentí como que el público me estaba abrazando, una cosa de amor. Sentía esa energía, una sensación de calidez muy fuerte.

María se presenta el domingo 15 a las 16.30hs en el ciclo “Canciones que me hicieron fuerte”, en el Cultural Morán (Pedro Morán 2147, CABA). 

(Escuchá a María Ezquiaga y también a Rosal en todas las plataformas digitales.)