Especial Bicentenario, Parte VI: 200 discos chilenos

Con motivo de nuestro Bicentenario patrio, Rocanrol no ha querido ser menos y elaboró un recuento de los 200 discos que hay que escuchar para saber de música Chilena. Participaron:  Anya Satana, Claudia Gahan, Manuel González, María de la Paz Roccolano, Melissa Peraza, Miguel Ángel Villalobos, Pilar Santis Verónica Valdenegro y Víctor Hugo Carvallo.

FM – Familia Miranda (2001) El debut de Familea es, sin duda, uno de los trabajos más destacados de la escena post-rockera (por llamarle de alguna forma) del Santiago de principios de este siglo. Canciones como “Álvaro Corbalán”, “Antenitas” o “Llamando al Desastre” sorprendieron con sus inesperadas formas, repletas de cambios abruptos, melodías hostiles y letras desconcertantes. Insuperables. V.H.C.

Sexy – Mandrácula (2001): tercer disco de la banda (y último), con el cual alcanzaron su madurez como agrupación. Es un disco potente y sutil al mismo tiempo, contiene temas muy emotivos así como también toda la rabia propia del  rock. Sin duda una banda y un disco muy influyente en las bandas de hard rock emergentes de la ultima década. Su líder (vocalista-guitarrista) Pancho Rojas, es uno de los personajes más destacados dentro de la historia de nuestro rock en las últimas dos décadas (La Banda del Capitán Corneta – Mandrácula – Damajuana). M.A.V.

La Señora imaginación – Chico Trujillo (2001) Es la banda escuchada y disfrutada por todo el ambiente universitario, su nombre es en homenaje al popular Tío Valentín Trujillo, su música es influenciada por cumbias y boleros clásicos tradicionales chilenos. Este disco es el primer álbum del grupo y trae las bailables, “Tus besos son”, “El tren”, “ Loco, loco / Daniela” y las clásicas “Me convertiste en santo”, “María, ría” y  “Cabildo”. Muy bueno pa´pegarse sus bailoteos. M.P.R.

Fe – Mamma Soul (2001)  Es el primer y último disco de la banda. El grupo formado sólo por mujeres logró en este disco un sonido mezcla de hip-hop, reggae, soul y música latinoamericana, que las alzó a la popularidad con temas de tópicos feministas y sociales como “Consecuencia” y “Eternamente” y que fueron muy tocados en la época. M.P.R.

Petinellis – Petinellis (2002) Después de la separación del grupo Los Tres en el año 2000, Álvaro Henríquez formó un nuevo proyecto llamado Pettinellis, este disco homónimo es el primero de la banda con el cual  llegaron a conseguir disco de oro. Su sonido siguió la ruta de los Tres a lo que se le sumó los teclados de Salinas. Del álbum se extraen recordados singles como “Hospital”, “Un hombre muerto en el ring”, “No hables tanto” y el mítico “Ch bah Puta la Wea” estribillo que dejó pegado a muchos cantando “a la shushesu…”. M.P.R.

La hora feliz – Ángel Parra Trío (2002) Sexto álbum del trío grabado en vivo en el Teatro Oriente y presentado en formato de doble volumen que contó con muchos invitados. Como siempre, la banda comandada por el guitarrista Ángel Parra hijo, nos regala lo mejor del jazz, destacan las canciones “Mejillones”, “Valparaíso swing” y “No puedo quitar mis ojos de ti” y las interpretaciones de “On the sunny side of the street”, “Come fly with me”y “When you re smiling”. M.P.R.

Robar es natural – Bitman y Roban (2002) Lanzado en 2002 por el sello Big Sur Records, la placa contó con la participación de diversos músicos y MC’s como Seo-2, Solo Di Medina, Soldao Sean, Cristián Espiñeira, Gabriel Vigliensoni y Cuti Aste, entre otros; y en cortes como New Folder, 1989, Lionel y Karma, Toto Bravo (Bitman) y Chritián Powditch (Roban) plasmaron una alta gama de sonidos familiares al oído de cualquier melómano, que le dieron un comprensible significado al título del álbum. V.H.C.

Jardines humanos – Francesca Ancarola (2002) Tercer disco Francesca Ancarola, con sonido de raíz folclórica y de letras poéticas y de crítica social, este trabajo le generó una retribución en respeto y reconocimiento entre sus pares, además de destacar por la fusión latinoamericana que logró. E.R.

Weichafe – Weichafe (2002): Segundo disco de la banda, el cual consolidó a la que es sin duda la agrupación icono del “rock” nacional durante la última década. Con este disco lograron quitarse de encima cualquier etiqueta que le quisieran colocar a su música, y demostraron un sello propio. Es un disco emotivo cargado de letras llenas de profundidad y de un sonido bastante blando, algo distante del rock más crudo, lo que le jugó a favor muy por el contrario de lo que se podía pensar, ya que el publico reconoció en este apenas segundo disco de la banda, una gran madurez. M.A.V.

La ira de Dios  – Yajaira (2002) De todos los trabajos de este verdadero súper grupo capitalino, es La Ira de Dios, su tercer álbum, el que probablemente mejor los representa. Tomando prestado el nombre de una de las mejores películas de Werner Herzog, el disco es una clara muestra del catártico sonido stoner de esta banda, dejando plasmado en canciones como “Descontrol”, “Indecisión” y “La Ira de Dios” todo su demoledor estilo. V.H.C.

Erich Zann – Fiat600 (2002) Fiat600 fue uno de los primeros nombres relacionados a la electrónica nacional que empezó a retumbar en diversos tímpanos, tanto en el país como en el extranjero. Debutando en 1998 con El Empleado del Mes, Miguel Conejeros (Pinochet Boys, Parkinson) supo plasmar lo que sentía ayudado sólo por máquinas cuando todavía acá ni si quiera existía una escena relacionada. De todos sus trabajos, es Erich Zann (editado en 2002 de manera independiente y reeditado hace muy poco por Pueblo Nuevo) el que mejor ha logrado soportar el paso de los años. V.H.C.

Ferguson – Familia Miranda (2003) Bizarra y ruidosa, la segunda entrega de Familea fue el golpe definitivo del, en ese momento, trío santiaguino (que por esos años era una de las agrupaciones más activas del circuito local). Entre lo más destacable de este lote, está una original versión del clásico folclórico “Palomita”, pero el corte que realmente se roba la película es “Cerro”, una perversa balada acústica cantada por el guitarrista Katafú y que se desprende de todo el repertorio de la banda, llegando a convertirse en una pieza obligatoria en sus extraordinarias tocatas. V.H.C

Sentido común – Solar (2003) El último de Solar. En Sentido común se consolidó el sonido de la agrupación. Es el disco más redondo, pese a no contar con hits radiales como en sus predecesores. Acá las armonías y las elegantes líneas de bajo son pieza clave. Alejandro Gómez retoma la guitarra acústica y asoma contenidos sociales en sus composiciones. M.P.

HR=01 – Mostro (2003) El debut de los hermanos Reinoso impregna, como pocos trabajos de estudio, el desconcertante sonido de las presentaciones en vivo de este dúo oriundo de la ciudad de Los Andes. En este, los sonidos experimentales y las acrobacias musicales más inesperadas se hacen presentes, en un ejercicio donde la originalidad y el riesgo son elementos esenciales. Rock matemático, le llaman algunos. V.H.C.

Patagonia Rock – Hielo Negro (2003) Disco potente, desde el primer tema “Cabo negro” como para escucharlo junto al sonido ensordecedor proveniente de los motores rugientes de una buena moto durante una ruta hacia Laguna Aculeo y posterior carrete motoquero. Muchachos oriundos de nuestro sur de Chile inspirados en la sana filosofía de vida del sr. Lemmy von de Motörhead, muestran que nuestra Patagonia pasa el frío con distorsionantes guitarras y algún ron para entrar en calor. V.V.

De Saloon – De Saloon (2003) álbum homónimo y debut que contó con la producción de Cristián López y Claudio Valenzuela, integrantes Lucybell. Sus singles “Esfumar” y “Té” fueron uno de los favoritas y más emblemáticas del grupo, incluso “Té” contó un video musical que tuvo alta rotación en canales de música nacionales. E.R.

La Culpa – Los Bunkers (2003) Tercer álbum de la banda, fue autoproducido y contó con la colaboración del músico Carlos Cabezas. Si bien ya habían ganado notoriedad, no será hasta La Culpa que lograron el éxito que más adelante los llevaría a internacionalizar su carrera. El disco contiene uno de sus temas más recordados como: “No Me Hables de Sufrir”, además de “Canción para Mañana” y “Cura de Espanto”. M.P.R.

México lindo y querido – María José Quintanilla (2003) Fue la más popular del programa “Rojo, fama contrafama” de TVN y masificó las rancheras en dicho espacio. Este fue su disco debut que llegó a vender 180 mil copias sólo ese año, convirtiéndose en el disco larga duración más vendido de la historia de Chile, en donde se encuentran temas como  “La de la mochila azul”, “Ni por mil puñados de oro”, “Cielito lindo” y “La bikina”. E.R.

Mis 30 mejores canciones – La Sonora de Tommy Rey (2003) Es una de la bandas por excelencia de la cumbia chilena y el grupo local insigne del estilo fiestero, su música está presente en cada evento de año nuevo, matrimonio y celebración popular. Este disco recopila la discografía de la banda y tiene temas imperdibles como “La parabólica” y los medley de cumbias: “el galeón español” y agua que no has de beber”, entre otras. M.P.R.

31 Minutos – 31 Minutos (2003) Primer disco sacado por el programa infantil “31 Minutos”, en el cual se incluían los temas del ranking del programa, canciones que en su mayoría fueron compuestas por el guitarrista de Chancho en Piedra, Pablo Ilabaca. El disco tuvo mucho éxito tanto en niños como en grandes los cuales recuerdan hasta el día de hoy “Me cortaron mal el pelo”, “Diente blanco, no te vayas”, “Mi muñeca me habló”, “Bailan sin Cesar” y “Tangananica Tangananá”. E.R.

El brillo que tiene es lo humano que le queda” –  Taller Dejao (2004) Dúo formado por Daniel Riveros (voz y batería) y Javier Cruz (bajo) su sello era cruzar el rock con compases folclóricos, este es el único disco de la banda, si bien, nunca fueron masivos, se caracterizaban por tener impresionantes presentaciones en vivo en casas y pequeños bares, el single del disco fue “Caminito” una canción movida con la cual dan ganas de saltar por la vida. Si pueden escucharlo háganlo, es de lo mejor de la época. M.P.R.

1A – Leo Quinteros (2004) Quinteros muestra su faceta más experimental y autodidacta al desprenderse de la banda y componer la totalidad de los temas, además de tocar guitarra, bajo, teclado y samplers. Sus letras son observaciones surrealistas de la vida cotidiana en la capital. La música, por su parte, presenta voces superpuestas, programaciones y múltiples detalles para el deleite del oído acucioso. M.P.

Killterry – Killterry (2004) Disco debut de la banda que rescata toda la esencia del hard rock más simple y directo, con un sonido sucio, potente y con olor a AC/DC. Cuentan con un sonido muy bien logrado, quizás demasiado limpio para una banda de rock callejero. Simplemente un gran disco de hard rock , el cual debería estar presente en cualquier fiesta de rockeros de estas tierras, ya que al escuchar sus primeros riffs comprendes que llegó la hora rockandrolear y pasarlo bien. M.A.V.

El Sonido – Guiso (2004) Luego de un excelente debut, Guiso lanzó toda la carne a la parrilla en este, su segundo larga duración. Un álbum macizo y conciso de principio a fin, capaz de lograr en ocho canciones rocanroleras más de lo que muchos otros sólo podrían soñar. “Delay”, “El Sonido” y “Damelo” son algunos de sus cortes más recomendables, especialmente  para aquellos que todavía se nieguen a aceptar el hecho de que Guiso es, aunque les duela, una de las mejores bandas que ha nacido por estas tierras. V.H.C.

5×5 – Gepe (2004) Como parte del colectivo de músicos Jacobino Discos, este EP fue editado por ellos mismo, en el experimienta con sonidos del folclor mezclados con pop, el resultado, un disco casero, sensible y honesto, lo cual hizo que Gepe saltara a la mundillo musical. M.P.R.

Be first to comment