Entrevista a Centrífugo: Sin miedo a experimentar como si se tratara de una centrifuga

centrifugobanner

Era domingo y habíamos quedado en juntarnos con Francisco, Javiera, Oesnery y Nacho todos integrantes de Centrífugo. Como todo día de verano hacía bastante calor y como si fuera poco el ánimo de un domingo acechaba. Pese a eso, luego de que encontráramos un buen lugar para conversar y conocernos -y junto a un buen vituperio que nos ayudó a capear el calor-  comenzamos a soltarnos, acá les compartimos nuestra entrevista:

Foto y Texto por Danny Rayman

Como primera pregunta nos gustaría conocer el comienzo de Centrífugo, nos podrían contar ¿Cómo surgió?

F: Centrífugo comenzó como un proyecto paralelo a una banda de shoegaze que tenía en el colegio, en Curicó. Originalmente servía como laboratorio para probar ideas y sonidos que no tendrían cabida en mi banda o para trabajar canciones que me daba pudor presentar al resto del grupo. Aun cuando muchas de esas grabaciones eran experimentos bastante amorfos, algunas de esas canciones, las más folk, eventualmente llegaron a formar parte de mi primer EP Tonto y, con el tiempo, los músicos que ayudaron a completar esas sesiones terminarían formando parte nuclear de la banda.

¿Por qué decidieron nombrar con ese nombre a la banda? ¿Tiene algún significado especial para ustedes?

F: El nombre original del proyecto era “Centrífugo, Etc.”. La historia detrás es un poco larga, pero tiene que ver con el sentirse adolescente y esas cosas. No es algo con lo que me sienta particularmente identificado hoy en día, sin embargo creo que esa idea “centrífuga” de hacer música sigue vigente en Pintura Elástica, que es un disco muy heterogéneo e impulsivo en cierta forma.

Nos habían comentado, que algunos de los integrantes de Centrífugo son primos. ¿Existe en su familia alguna relación estrecha con la música o alguien en particular que los haya motivado a tocar?

F: No realmente. Cuando vivíamos en Curicó, la Javi y yo nos juntábamos a veces a sacar covers, pero por juego nada más. Fue el 2011, el año que vivimos juntos en Santiago, cuando nos dimos cuenta que podíamos no sólo tocar covers, sino también inventar canciones y arreglos.

J: Yo creo que el vínculo familiar que tenemos con Francisco sólo se manifiesta dentro de la banda en el sentido de que hay una historia detrás que acompaña el trabajo que hacemos hoy en día, pero esta influencia se siente más en un nivel de compañerismo, no tanto en lo estrictamente musical.

Cuando escuchamos sus discos y también cuando los vimos tocar en Sofar notamos que hay una complicidad que se logra proyectar, además de la experiencia que han adquirido entre ustedes. ¿Habían tocado en otros grupos previamente? ¿Otros estilos o en otro formato?

O: Previamente participé en una banda llamada Rave con Andrés Jorquera, donde tocábamos una especie de noise-punk-shoegaze. Ahí tocaba de una manera mucho más fuerte y presente en todas las canciones. En Centrífugo aprendí a utilizar un formato más sencillo y guardar silencio en varias canciones.

J: Antes de Centrífugo participé en algunas bandas. Las más importantes fueron de rock y blues, y otra de rock progresivo. Hoy en día también trabajo en algunos temas en solitario, en una onda más folk.

N: Durante el colegio formé varias  bandas de indie rock y garage: Granizado (2007), Snappy House Autoservicio Iquique (2008) y Amanecer Vivo (2008-2011). Ya en la universidad estuve en La Vicente San Bruno y los Talaveras del Ritmo hasta 2013. Eso de los nombres nunca ha sido lo mío, por eso cuando Francisco me invitó a Centrífugo, Etc.- no dudé en participar. Ahora también toco en Ignacio y Los Costa Brava.

centrifugo3

Nos ha costado definir su estilo, ya que en el caso de Pintura Elástica podemos apreciar una variedad bastante interesante de sonidos y ritmos. ¿Qué bandas o músicos los influencian? ¿Cómo los han integrado?

F: Todo el proceso de creación de Pintura Elástica significó para nosotros muchos descubrimientos y exploraciones. Ya sea de nosotros como músicos, como creadores o incluso como amigos; como banda en general. Había ganas, que a mi juicio permean bastante en el contenido del disco, de hacer música desde una perspectiva muy lúdica y arrojada, si se puede decir así. La idea era no tener miedo a experimentar con distintos sonidos e ideas, por muy inconexas que éstas parecieran, y revolverlas para ver qué pasaba, como si se tratara de una juguera, una “centrífuga”… Las influencias que ayudaron a definir nuestras canciones resultaron ser, en ese sentido, súper heterogéneas. Recuerdo haber tomado ideas de bandas tan disímiles como Talking Heads, los Beatles, Fela Kuti, Tim Buckley, los Beach Boys, Camper van Beethoven, etc., por nombrarte algunos ejemplos.

J: Todos escuchamos distinta música, por suerte. Si no, qué fome sería Centrífugo. De la música que escucho, creo que rescato ideas de bandas como Queen o los Beach Boys, que utilizan mucho las armonías vocales. También está la música chilena que suena mucho ahora. No se me ocurre un referente en particular, pero de seguro algo de sus ideas ha llegado a Centrífugo.

Si escuchamos los dos discos que han publicado hasta el momento, su primer EP Tonto y su LP Pintura Elástica, ambos tienen distintos ritmos, sonidos, estilo e incluso emociones. Por lo mismo nos gustaría saber, ¿Cómo fue el proceso de composición y producción de cada uno? ¿Sienten que existe algo en particular que los haya determinado?

F: Primero aclarar que ambos discos son EPs. Y es precisamente eso lo que hace que la comparación entre ambos se haga más interesante. Tonto, por ejemplo, fue un disco que se hizo completamente en el estudio y que por lo mismo demoró mucho tiempo. Warren (el ingeniero en sonido con el que trabajé) y yo nos juntábamos y definíamos en el momento qué arreglos podíamos hacerle a cada canción mientras la grabábamos. Fue un disco que evolucionó muy lento en ese sentido, porque además  tenía muy poca experiencia haciendo música y eso hacía que el proceso fuera, a ratos, un poco de prueba y error. Al mismo tiempo, significó un proceso de aprendizaje que valoro mucho ahora, mirando atrás. Agradezco bastante la paciencia de Warren en ese aspecto. Fue un disco que, además, nunca se tocó en vivo hasta que ya hubo salido. Pintura Elástica, por otra parte, fue un disco que se trabajó desde un principio con una banda y cuyo proceso creativo resultó mucho más colectivo. Fue a partir de este disco, de hecho, que empezamos a considerarnos una banda en lugar de un proyecto solista. Además, se grabó en tiempo récord, algo que en mi opinión reafirmó esa idea un tanto “impulsiva” que subyace el disco y que, en definitiva, lo hace ver tan antagónico a Tonto. Creo que con antecedentes como estos se hace mucho más fácil entender por qué ambos discos resultan tan distintos entre sí.

Nos gustaría saber un poco más de su participación en la novena sesión de Sofar Sounds. ¿Cómo se dieron las cosas para participar ahí? ¿Cómo fue la experiencia?

F: Fue bastante fortuito. Si bien recuerdo fue Marcelo Venegas, uno de los organizadores del ciclo Sofar, quien escuchó nuestra música a través del sitio de Jacobino Discos y quiso invitarnos. Nos escribió por Facebook diciendo que nuestra música le había llamado la atención y que le parecía interesante la idea de vernos tocar en Sofar. La experiencia fue en general bastante grata y nos llevamos de recuerdo un video que pueden encontrar en YouTube, adelantando “Uníos como Flores”, una canción que entonces seguía inédita. (N. d. E.: El video se comparte al final de la entrevista)

Continúa

Be first to comment